El Morralito 2.0 Rotating Header Image

General

Diputadas de Guatemala buscan impulsar acciones legislativas a favor de las mujeres.

Democracia y desarrollo a través de la participación política de las mujeres”, fue el título del conversatorio realizado por el Foro de Diputadas al Congreso de la República, presidido por la legisladora Sandra Morán, de Convergencia, que se realizó en el Palacio Legislativo con el fin de fortalecer las acciones de las congresistas para mejorar la calidad de vida de las guatemaltecas.

El acto fue inaugurado por el presidente del Legislativo, Oscar Chinchilla, quien destacó la importancia de la mujer en campo de la política y de la vida cotidiana para fortalecer la democracia, con lo que se impulsa la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

A la actividad también asistió el embajador de Suecia en Guatemala, Georg Andrén, así como diputadas de varias bancadas, representantes de la sociedad civil en el tema de género e invitados especiales.

Durante la actividad se develó la placa del Foro de Diputadas al Congreso de la República, con lo cual se reconoce la importancia del trabajo que realizan las legisladoras para impulsar acciones de inclusión de las mujeres en la política, tomando en cuenta que actualmente aún es poca la presencia femenina en los gobiernos locales y en los tres poderes del Estado.

La diputada Morán dijo que durante las charlas se dio a conocer que aún hay una gran diferencia entre los salarios de hombres y mujeres, así como baja participación femenil en la política. Según datos del Tribunal Supremo Electoral, solo el 25 por ciento de las candidaturas es femínea, el resto de puestos lo ocupan los hombres.

La actividad se realiza en la antesala de la celebración del primer año de la instalación del foro de diputadas, por lo cual se espera que durante los próximos meses se realicen más actividades para celebrar el aniversario. (Congreso Web, 02 jun 2017)

Visto en la web de Centro de Estudios de Guatemala en la primera semana de junio de 2017.

Las 41 niñas asesinadas están presentes.

Por Rosalinda Hernández Alarcón

También hay que tener presente a todas aquellas a quienes se les niega una vida digna.

Guatemala, 24.04.2017 (EP) El femicidio múltiple ocurrido el 8 de marzo pasado es un hecho que no se olvida, a muchas personas dentro y fuera de Guatemala nos sigue causando un enojo superlativo. Imposible olvidar la muerte violenta de las 41 niñas y adolescentes, también tenemos en nuestro pensamiento a las que están todavía hospitalizadas en Estados Unidos, muchas de ellas dieron a conocer los abusos que sufrían y pedían vivir dignamente. Tomando en cuenta sus reclamos, tenemos muchas interrogantes que siguen sin respuesta y las escasas acciones seguidas para administrar justicia nos generan más indignación, al recordar sus testimonios que fueron ignorados.

Han pasado 45 días y todavía se desconoce el nombre de los agentes policíacos que estaban en el mal llamado Hogar Seguro Virgen de la Asunción, supuestamente para dar seguridad a las jóvenes; se ignora qué funcionarios de alto nivel del Sistema de Protección a la Niñez tienen responsabilidad por no haber garantizado el derecho a la vida de quienes estaban bajo su resguardo; no se ha identificado a los monitores que las agredían, maltrataban cotidianamente o ultrajaron, ellas todavía en vida lo denunciaron; cuál es el estado actual de las niñas que están internas tras sufrir terribles quemaduras, las que de manera súbita retornaron a su casas sin restablecimiento de sus derechos y las que recién forman parte del número de Alertas Alba Keneth.

Conocer las historias de vida de cada una de las niñas y adolescentes asesinadas en el albergue mencionado, ayuda a conocer la problemática de las violencias que vivieron durante su corta vida, y que –por distintos motivos– un juez dictaminó que ellas debían ser resguardadas por encontrarse en una situación de vulnerabilidad de sus derechos. Eso significa que sus hogares familiares carecían de condiciones para garantizarles una vida libre de violencias, que habían sido víctimas de algún delito de trata o existían amenazas de serlo.

Al conocer algunos rasgos de la legislación que protege a la niñez y adolescencia en Guatemala, es evidente cómo los principios de la Ley contra Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas fueron violados, ya que a las 41 jovencitas quemadas se les negaron los medios para erradicar las causas de su victimización y las garantías para su reintegración en la sociedad mediante la restitución de derechos, en suma, se lesionó su estado físico y mental, hasta que les quitaron la vida.

Las voces que señalan al Estado como responsable de esta masacre femicida están convencidas que es necesario reiterar sus reclamos, por ello seguirán unificando esfuerzos para realizar diferentes actividades, entre ellas, la Jornada de Memoria por las Niñas de Guatemala el 22 y 23 de abril. Una acción iniciará a las tres de la tarde en el parque central. Uno de los pronunciamientos de las organizaciones de mujeres y feministas es: ¡A las niñas no se tocan, no se violan, no se venden, no se queman, no se matan!

La Paradoja de la cooperación Iberoamericana

Rebeca Grynspan, Secretaria General Iberoamericana.

El pasado lunes tuve oportunidad de participar en la celebración de los 25 años de las cumbres iberoamericanas, organizada por la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB) en colaboración con los gobiernos que la componen.Como muchos de ustedes, tengo una tendencia natural a desinteresarme por un proceso que peca a menudo de exceso de formalidad y rigidez institucional, un proceso que la opinión pública conoce más por las anécdotas picantes (“¡Porqué no te callas!”) que por su contribución al progreso de la región, sus políticas públicas y sus instituciones.

Pero mi tendencia natural se equivoca. No es que haya descubierto de repente que las cumbres iberoamericanas y el proceso que las rodean han trasmutado de casino diplomático de provincias a start up californiana, pero sin duda ofrecen al futuro de la cooperación regional un valor añadido único. Estas son tres de las reflexiones que compartimos el lunes y que explican porqué:

· La paradoja de las cumbres y la SEGIB es que un proceso definido hace un cuarto de siglo adquiere de repente un carácter modernísimo en el contexto de la agenda del desarrollo hacia 2030. Si algo define a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) es la transversalidad de sus aspiraciones: temática (una agenda comprehensiva y profundamente imbricada entre sus 17 objetivos), geográfica (en un mundo marcado por la desigualdad y la insostenibilidad desaparecen las artificiales distinciones entre la agenda de los países en desarrollo y la de los países ricos) e institucional (solo la cooperación activa entre gobiernos e instituciones de muy diferente pelaje nos permitirá acercarnos siquiera a los retos que se han planteado). Pues bien, la cooperación iberoamericana ofrece ya todo eso y aparece sorprendentemente bien preparada para hacer frente a la agenda 2030.

· La última década ha transformado la relación de fuerzas dentro la comunidad iberoamericana, lo que ofrece un espacio de diálogo mucho más rico y horizontal que en el pasado. Mientras las cooperaciones de Portugal y, muy especialmente, España se convertían en el extraordinario fenómeno menguante, el dinamismo económico y político de la región incrementaba las capacidades presupuestarias e institucionales internas. Dicho de forma simple, la figura de España y Portugal como donantes frente a los receptores latinoamericanos es ahora casi irrelevante en comparación con lo que era hace 25 años, lo que abre la oportunidad al tipo de operaciones de liderazgo compartido y financiación triangular que empiezan a poblar la agenda de la región.

·También es posible identificar una convergencia en las prioridades políticas y sociales de ambos lados del Atlántico. Es evidente que existe todavía una brecha amplísima entre el Sur de Europa y buena parte de la región latinoamericana, pero los dilemas centrales de sus sociedades han llegado a asemejarse de forma sorprendente: la desigualdad como desestabilizador social y lastre económico; la precariedad, la educación y el empleo en un contexto de transformación del modelo productivo; la movilidad internacional de trabajadores y el desplazamiento forzoso; la gestión de las ciudades y los recursos naturales en plena transición energética; etc.No es solo que en muchos de estos problemas la única solución es la solución compartida, sino que el dinamismo y la creatividad latinoamericana en la resolución de sus propios asuntos puede inspirar a una Europa ensimismada y -en temas como el de la inmigración- regresiva.

Nada de todo esto elimina algunas de las dificultades principales a las que se enfrenta la cooperación regional. Como en el caso de la UE, las diferencias que muestran los países en sus estrategias de desarrollo o el concepto mismo de democracia llegan a ser insalvables, lo que ha lastrado muchos avances. Tampoco ha logrado cerrarse la brecha entre las cumbres y unas sociedades que en su mayoría desconocen su valor y permanecen ajenas a ellas. Y es evidente que necesita incorporar de manera más tangible y eficaz la voz de la sociedad civil, que no son solo los empresarios. Pero las oportunidades son indiscutibles. Sólo podemos esperar que los líderes de este proceso aciertan en la modernización y la comunicación de sus propuestas. Todos saldríamos beneficiados de ello.

[NOTA: la Reina Letizia participó como oyente en alguna de las sesiones del lunes. No es la primera que asiste a eventos públicos relacionados con la cooperación, lo que demuestra un interés poco común hoy entre las instituciones españolas, en particular las que dependen del Ejecutivo. Ojalá se mantenga este interés y cunda el ejemplo. Vamos a necesitar toda la ayuda que podamos conseguir para reconstruir la cooperación española tras el Huracán Mariano.]

Gonzalo Fanjul  13 -octubre-2016

Visto en 3500millones El País

El voluntariado como “antídoto” contra la injusticia.

 

voluntariadoLas ONG y asociaciones que forman parte de la Plataforma del Voluntariado de España reivindican, con motivo del Día Internacional del Voluntariado, que se celebra este 5 de diciembre, la solidaridad como “antídoto” contra la injusticia y contra los miedos frente a “la amenaza que viene de afuera”.
“La fuerza de la solidaridad genera verdadera riqueza. Garantiza la transformación de realidades y es antídoto contra la injusticia, especialmente en estos tiempos de incertidumbre donde los miedos afloran y levantan muros protectores frente a la amenaza “que viene de afuera”, reza el manifiesto de la Plataforma.
Además, las organizaciones invitan a los ciudadanos a “plantear cara al individualismo” y a sumarse a la cadena humana del voluntariado “integrada por gente normal y corriente” decidida a “transformar el mundo y mojarse”.LAS GILDAS
También piden a los poderes políticos que apoyen a las organizaciones sociales en su labor diaria para que puedan seguir atendiendo a las personas que viven en “esas parcelas de exclusión que apeas interesan a nadie”. Asimismo, solicitan respaldo para hacer visibles los “efectos terapéuticos” del voluntariado.
“El voluntariado es una actitud ante la vida, una expresión de participación ciudadana que merece estar en todas las esferas de nuestra sociedad. Para ello, pedimos la implicación del sector público y el privado porque un país que impulsa la tarea solidaria es una país que cultiva su humanidad” subraya.
Entre los miembros de la Plataforma del Voluntariado figuran ONG y plataformas que trabajan en diferentes esferas de la sociedad.
Desde esta ONG “Maizca” queremos hacer eco de este llamamiento, pues nuestro primer objetivo es Fomentar la solidaridad y la convivencia entre los pueblos en un clima de cooperación, respeto y comprensión.
También queremos aprovechar esta oportunidad para agradecer a todas las personas que de forma voluntaria están o se han acercado alguna vez a Maizca para arrimar el hombro y luchar por esta utopía que nos une: “una sociedad más igualitaria y justa”.maizqueras Hervás 2010

Esto es Maizcamaizqueras Hervás 2010

En recuerdo de Manuel

Manuel y su perro Baguira en el lago Atitlan Dibujo de Daniel Mora Serrano

Manuel y su perro Baguira en el lago Atitlan
Dibujo de Daniel Mora Serrano

En Maizca estamos tristes. MANUEL ALBERTO GIRÓN JIMÉNEZ, voluntario joven de Maizca Guatemala, falleció el pasado seis de septiembre. Su perdida nos tiene afligidos. Queremos transmitirle a su familia todo el cariño y ternura, para que se sientan acompañados y les ayude a superar este trance tan doloroso para ellos.
Desde Maizca España les mandamos un cálido abrazo.

España: datos y propuestas de un país que quiere cooperar.

José María Vera, Director General de Oxfam Intermón.

6a00d8341bfb1653ef01b7c834102d970b

Una niña escribe en la pizarra en la escuela de Rutenderi (Burundi). Imagen de Pablo Tosco.

El Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE hizo públicas ayer sus cifras oficiales para 2015, confirmando la lamentable posición de España entre los 28 donantes. Ha sido un año en el que se ha alcanzado un nuevo récord en el volumen global de la ayuda en el mundo, con 131.586 millones de dólares. En realidad este crecimiento se debe al cómputo dentro de esta cantidad de los recursos empleados en ejecutar la política doméstica de asilo y refugio, más del 20 % del total de la “ayuda” en los casos de Suecia, Italia, Grecia, Holanda y Australia. Dinero que nunca sale de las fronteras de cada país.
Los datos muestran una situación española que debería ruborizar a cualquier líder político que pretenda defender un país solidario, responsable con el mundo en el que vivimos y consciente de que ya apenas nada se resuelve dentro de las limitadas fronteras del cómodo localismo. Una enfermedad de la que nuestra clase política parece tener un ataque agudo en estos tiempos.
Con un 0.13 % del PIB, España se encuentra a la cola de los países miembros del CAD, y en conjunto, en los últimos años es el donante que más ha reducido su cooperación: más que países como Grecia, Portugal o Irlanda. Es en el capítulo de la Ayuda Humanitaria donde más se ha notado este recorte, por encima del 80%, dejando unas capacidades mermadas para responder allá donde las personas sufren más, en desastres naturales, conflictos y zonas limítrofes, donde los refugiados llegan por millones y se quedan. En el fondo es una política coherente. Nuestro gobierno no acoge refugiados, apoya las devoluciones y no responde como debe a su situación humanitaria en Jordania, Líbano, desplazados en Siria o tantos olvidados en Sudán del Sur, RCA y otras crisis.
Los 1446 millones de euros desembolsados, que nos colocan entre los últimos de la fila, se vuelven calderilla si los desglosamos. La mitad se va en contribuciones obligatorias a la UE y organismos internacionales. Descontando los costes administrativos, crecientes en porcentaje por la disminución del total, apenas queda para llevar a cabo una política de cooperación al desarrollo que merezca tal nombre. Apurar la ejecución de fondos retrasados, tratar de impulsar de nuevo una confusa cooperación reembolsable o captar recursos de otros donantes para ejecutarlos por delegación son, bien parches para justificar la cicatería, bien opciones parciales. La Agencia Española de Cooperación Internacional no es una consultora que deba dotarse de sentido estirando recursos pasados y ejecutando los de otros. Eso lo hacen los organismos zombis que no reconocen su estado.
No será por falta de reflexión. La crisis, los zarandeos del tiempo que nos toca y la Agenda 2030, han catalizado intensos procesos de reflexión y cambio. Hay muchas y buenas propuestas para avanzar hacia una verdadera política de desarrollo. Los análisis siguen siendo solventes y muchas organizaciones estamos inmersas en transformaciones profundas, con sus durezas y sus ilusiones, mirando más allá de nuestra zona de confort habitual.
La sociedad sigue respondiendo muy por encima del Gobierno. El apoyo a la ayuda al desarrollo se mantiene mayoritario. A modo de ejemplo, en Oxfam Intermón hemos incrementado nuestra base social en 10.000 colaboradores netos el año pasado y accedemos a financiación pública internacional, en montos significativos y para programas de envergadura. De un presupuesto de casi 90 millones de euros, la financiación por parte de la administración central es de apenas el 4 %. Bien, esto nos da independencia y todo lo que se quiera. Sin embargo también es un reflejo, como ocurre en otros casos de ONG, academia y profesionales, de una desproporción notable entre las capacidades de un sector experimentado respecto a la dejación de responsabilidades por el lado público. El impacto en nuestra posición internacional es devastador.
Dicho lo anterior, la nueva situación política por incierta y corta que se atisbe, ya apunta alguna luz. Todos los grupos parlamentarios del Congreso, salvo el PP, han aprobado una proposición no de ley que insta al nuevo gobierno a elaborar una nueva Ley de Cooperación Internacional al Desarrollo, alcanzar el 0.4% del PIB para AOD durante la legislatura y de éste, destinar al menos el 10 % a Acción Humanitaria.
Todos los grupos menos el PP. ¿Por qué? Me cuesta tanto entenderlo. Esto no es ideología, ni partidismo, ni uno de los temas sensibles, motivo de encuentros y desencuentros en estas cansinas semanas. Es evidente. Por solidaria humanidad y por responsabilidad internacional, hasta por intereses directos de nuestro país. ¿O es que nada de esto les importa?

Visto el 14 de abril de 2016 en 3500 Millones blogs.elpais.com

Entrevista a María Reina Salazar-Presidenta Comisión Derechos Humanos Hispano Guatemalteca

Cooperación: ¿volverá a sentarse España en la mesa de los mayores?

   Laia Bertran es coordinadora de Incidencia Política en el Instituto de Salud Global de Barcelona (@isglobalorg). 1 de Octubre de 2015.

(Deng Awuoi y su nieto, refugiados de Sudán del Sur. La cooperación humanitaria española se ha recortado hasta prácticamente desaparecer. Foto: A. McConell/ACNUR.)

6a00d8341bfb1653ef01bb087a4a5d970d-550wi

  En medio de la excitación que la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ha generado, es triste constatar que en nada hubiera cambiado el resultado de la cumbre si la delegación española no hubiera aparecido por Naciones Unidas. Es aún más triste, si cabe, al recordar el liderazgo que España desempeñó en la anterior Cumbre del Milenio, que nos ha de llevar a concluir que el espacio que ahora se ha desaprovechado era grande, muy grande.

Convertida en un donante mediocre tras haber reducido la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) a su nivel más bajo desde 1990, España ha optado por mantener un perfil bajísimo en foros internacionales sobre desarrollo, poniendo en entredicho la credibilidad ganada tras años de trabajo que había sido alentado, en mayor o menor medida, por gobiernos de distinto signo. Pese a que los Presupuestos Generales de 2016 prometen ser algo menos malos con la AOD (es realmente difícil utilizar el adjetivo “mejores”), parece ser que el gobierno sigue pasando por alto una pregunta fundamental: ¿Qué papel debe jugar España en el mundo?

Está claro que el posicionamiento internacional de un país viene determinado por factores que van más allá de la AOD, pero también está claro que la AOD es un indicador indiscutible de la responsabilidad que un Estado está dispuesto a asumir para con la comunidad internacional, y que esto afecta a su posicionamiento. Para muestra, un botón: durante la pugna por alcanzar una silla en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Mariano Rajoy esgrimió el compromiso de aumentar la cooperación al desarrollo como un argumento de peso a favor de la candidatura española. Alcanzada la silla, falta ahora la aproximación estratégica que permita colocar a España en la posición que, por su trayectoria y tamaño, nunca debiera haber abandonado. De lo contrario, el Gobierno (éste, el próximo, tanto da) seguirá demostrando que se puede estar sin ser, y que no existe ninguna virtud en ello.

Desde ISGlobal hemos elaborado el documento La Cooperación Española más allá de 2015: razones éticas y prácticas para el cambio, que recoge las propuestas que estamos haciendo llegar a los diferentes partidos políticos en el marco de la elaboración de los programas electorales con los que concurrirán a las elecciones generales de finales de este año. Las medidas que proponemos, elaboradas en colaboración con otras organizaciones de la sociedad civil, pretenden devolver la cooperación al desarrollo al centro de la acción exterior del Estado (¿por qué no hacerlo? La cooperación es una vía digna y eficaz de posicionarse en el mundo, además de un imperativo ético).

Para convertirse en una herramienta moderna y de calidad, la AOD debe dotarse de mayor orientación estratégica y establecer mecanismos de evaluación. Sólo así podrá ofrecer impacto, transparencia y rendición de cuentas, elementos esenciales en cualquier política pública. A nivel presupuestario, el porcentaje del PIB destinado a cooperación debe alcanzar el 0,4% al final de la próxima legislatura puesto que, de lo contrario, toda propuesta quedará en una simple declaración de intenciones. Proponemos, además, una hoja de ruta para la ayuda española en salud, puesto que este sector encarna a la perfección los riesgos de descuidar la AOD (¿hace falta recordar que las enfermedades viajan, y viajan mucho?), además de poseer un potencial enorme para que España apoye el desarrollo de países terceros al tiempo que refuerza sus propias capacidades y ventajas comparativas.
En la apuesta por la AOD todo son ventajas. ¿Vamos a seguir sin sentarnos a la mesa de los mayores?

Visto en 3500 Millones.

Contra el hambre, contra el despilfarro

Por Manuel Bruscas (@Manuel_Bruscas)

FRANCE-AUTO-ENERGY-GAS-ENVIRONNEMENT

“Creo que estoy enojado con este tiempo y que el hambre es la síntesis de todo lo que me enoja” (Martin Caparros – El Hambre)

El pasado mes de abril se celebró en Oviedo el “II Encuentro de la Alianza contra el hambre y la Malnutrición de España”, un evento organizado por la ACHM-E que en esta edición tuvo como principal tema de debate la búsqueda de “soluciones para la reducción del desperdicio alimentario”. Y es que como hemos denunciado en este blog en varias ocasiones, una de las paradojas más terribles de nuestro tiempo está relacionada con la comida: cada día mueren miles de personas de hambre (y muchas otras no tienen acceso a una alimentación digna) y al mismo tiempo despilfarramos un tercio de la comida que producimos. O dicho de otro modo: si hay hambre en el mundo no es por falta de alimentos.

Con el fin de lograr un debate plural y rico en sensibilidades, la ACHM-E invitó a estas jornadas a representantes del sector empresarial, de la administración pública, de la sociedad civil y de diversas organizaciones no lucrativas como Feedback, Feeding Zaragoza, Banco de Alimentos de Asturias, Medicus Mundi, Cruz Roja o Nutrición Sin Fronteras. Las principales conclusiones de estas jornadas serán publicadas próximamente, pero a continuación resumo las cuestiones que, como participante de estas jornadas, me parecieron más relevantes:

1) El hambre, la malnutrición y el despilfarro de comida no son inevitables. Podemos acabar con ellos. Lo primero que hay que hacer es ponerlos en la agenda y convertirlos en una prioridad.

2) Para acabar con el despilfarro de comida lo más importante es que la gente sea consciente del problema. Lo que no comunica no existe, y por desgracia demasiada gente desconoce cuánta comida se tira.

3) El problema de la transparencia. Una gran parte del despilfarro de comida sucede de forma “invisible”. ¿Cuánta comida tiran los supermercados? ¿Cuántos kilos de frutas y hortalizas se quedan el campo sin ser recogidos? Es importante cuantificar estas pérdidas y que todos los actores publiquen datos que puedan ser contrastados por organismos independientes. Lo que no se mide no existe.

4) Además de publicar datos, los supermercados y las empresas de alimentación tienen que implicarse más activamente en la reducción de despilfarro. No se trata solo de que limiten las pérdidas que producen ellos directamente, sino que también han de modificar todas aquellas prácticas que provocan despilfarro en origen. Por ejemplo, las toneladas de tomates que se quedan en la huerta porque no responden a los criterios de estética que emplean algunos supermercados.

5) El poder del consumidor. Acabar con el despilfarro depende en gran medida de nosotros. Lo recordó Pepe Esquinas en una de las charlas: podemos hacer de nuestra cesta de la compra un carro de combate y elegir productos que respeten ciertos valores (por ejemplo, fruta fea).

6) Voluntad política: las administraciones públicas pueden y deben ayudar a reducir la cantidad de comida que se dilapida. ¿Es una utopía? No exactamente. Sin ir más lejos Francia ha anunciado que prohibirá a los supermercados tirar comida a la basura

Un último apunte. Al término de las jornadas, alguno de los asistentes disfrutamos de una apetitosa comida en la Cocina Económica, una maravillosa asociación benéfica que facilita alimentación sana y nutritiva a las personas sin recursos. Gran parte de los ingredientes que usan son excedentes cedidos por supermercados y otras organizaciones. No cabe sino felicitar a todas las personas que lo hacen posible: un proyecto que lucha contra el hambre y contra el despilfarro. Sin embargo, resulta preocupante saber que en los últimos años la cantidad de personas que comen gracias a la Cocina Económica y otras organizaciones similares no ha dejado de crecer en España. Sí, es gratificante ver la solidaridad de la sociedad civil, pero a la vez produce sonrojo constatar como la caridad está sustituyendo a la justicia social. ¿Acabar con el hambre no debería ser una prioridad de cualquier gobierno decente? Como sugirió alguno de los participantes de este “II Encuentro de la Alianza contra el hambre y la Malnutrición de España”, el derecho a una alimentación digna debería formar parte de la Constitución Española. Solo falta voluntad política.

visto en 3500 Millones el 27 de mayo de 2015

Vivir sin Miedos

Marco con Eduardo Galeano     Las 12 de la noche en Barcelona. Yo me estaba preparando para ir a dormir pero sonó el teléfono. Era Helena, con voz alegre y una energía arrebatadora; – Vamos Pablito, vamos con Dudu a Plaza de Catalunya. Habíamos estado todo el día de arriba para abajo, Eduardo había recibido un prestigioso premio de la asociación de periodistas catalanes y acababan de salir de la cena oficial. Pero allí estaban, esperándome en una esquina de las Ramblas, felices y contagiados de aquella mística que encendió el 15M en España en aquel hermosos mes de mayo de 2011. Llegamos a la acampada. Yo venía de visitar algunas, juntos habíamos estado en la de Madrid en Sol. Pero aquella noche Barcelona estaba linda, cálida. Sonaba la música y la gente no paraba de llegar como si fuera fiesta. Las tiendas de acampada habían crecido y ahora grandes lonas generaban estudios de radio, de televisión popular, centros de prensa, puntos de información y debate. Busqué a mis amigos para que grabaran algunas palabras de Eduardo. El vídeo en pocas horas fue visto por decenas de miles de personas, y Eduardo dijo “este es un mundo diferente, va a ser un parto difícil, pero este mundo está latiendo en el otro, y aquí lo reconozco. No me importa lo que pasará mañana, eso no importa, me importa lo que está pasando hoy”. Y vi en sus ojos algo que yo, más o menos joven, partícipe de aquello, no tenía ya, no tengo; una inocencia y una alegría limpia que en algún momento dejé arrojada en la cuneta de mi infancia. El la tenía, la tiene. Un entusiasmo casi inocente por lo pequeño, por los gestos tapados por la rutina. Aquella noche brindamos como en fin de año, reímos, porque al menos en esos momentos regresó la alegría de vivir sin miedo.
Cada día miraba y comentaba al desayuno la prensa española con Helena. No podía despegarse de Canet de Mar, de aquella España que nacía torpemente a la democracia a principio de los años 80 en la que sufrieron el largo exilio. Allí se encontraron con Pilar, Oriol, Antonio…Cuando llegaron a Cataluña también fueron otros exiliados, los del hambre, los andaluces emigrados los que mejor le acogieron. Los vecinos obreros y pobres que empujados hacia el norte rico también añoraban sus lugares y sus gentes. De allí salieron muchas historias de sus libros. Cuando podía, atrapado en sus viajes a España por conferencias y presentaciones, se escapaba al sur, especialmente a Cádiz.
El verano anterior decidí viajar a Montevideo a realizar un estudio sobre las cooperativas de viviendas y Eduardo y Helena me abrieron para siempre las puertas de su casa. Tomé un taxi desde Carrasco a Malvín. Y allí estaba yo, un tanto perdido, con algo de miedo y respeto. Respeto que aumentó cuando delante de su puerta pude leer un cartel que decía “Cerrado por futbol”. Allí viví la fiesta del futbol que es Uruguay y que especialmente es su casa; allí vivimos los cuartos contra Ghana, la atajada de Suárez en el 120, el penal del Loco y Eduardo apretando en la mano su frágil corazón mientras el balón volaba como un globito hacia el fondo de la redes. Días después sentí que España salía campeona en el mejor estadio del mundo, su casa.

     Como casi todas las tardes de ese mes de julio, Eduardo se acercaba a buscarme a la mesa del salón. Eso significaba calle. Colocaba en su cinturón sus bolígrafos alineados como pequeños combatientes, escondida en la chaqueta, su pequeña libreta. Se preparaba por si las historias fueran a surgir en cualquier esquina. Repetía muchas veces los mismos caminos, pero siempre iba preparado, atento a lo extraordinariamente pequeño.
Andábamos hacia la rambla de Montevideo, y en aquellos paseos pudo contarme una única historia, para lo que utilizó muchas horas, muchos días, múltiples relatos, cuentitos, amargos y dulces.., todos para contarme una única historia. Me contó, entre paso y paso que las historias más extraordinarias se quedan siempre escondidas en el refugio seguro de la alegría. Esperando.Galeano y Pablo

      Entonces un día pisando ya la arena, junto a lo que él llamaba mar y Helena río, a la altura de Malvín, un hombre mayor se acercó a Eduardo, parecían familia, amigos desde la infancia por cómo se miraban. Pero no se conocían. Y el hombre, agarrando con sus manos ancianas los hombros de Eduardo le dijo con una hermosa sonrisa…
-No te mueras nunca Eduardo.
Seguimos paseando en silencio ya, un buen rato.
Eduardo se paró, y me dijo con su media sonrisa
-Es hermoso que me digan eso.

Pablo Rabasco, socio de Maizca

Publicado en el Semanario Brecha el 17 de Abril de 2015 en una edición especial dedicada a Eduardo Galeano.