El Morralito 2.0 Rotating Header Image

Denuncia

Guatemala y El Salvador asestan el golpe definitivo a los matrimonios infantiles

ASIER VERA SANTAMARÍA. Ciudad de Guatemala, a 29 de Agosto de 2017.

Como si se hubiesen puesto de acuerdo, Guatemala y El Salvador se sumaron la semana pasada a otros países de Centroamérica, como Honduras, Panamá y Costa Rica a la hora de prohibir los matrimonios infantiles que aún estaban vigentes en sus respectivas legislaciones. Todo ello para poner fin a una práctica que condenaba cada año a miles de niñas a contraer matrimonio con los violadores que las habían dejado embarazadas y que llegaban a triplicar su edad.

“No hay oportunidades para nosotras. No hay trabajo, ni estudio, ni apoyo psicológico cuando a uno le pasan estas cosas”, asegura una joven de Guatemala que se casó con 15 años. “Yo digo que antes de casarse hay que pensarlo bien. No todo es color de rosa. Una nunca sabe a lo que va. Yo casi no pregunté nada porque tenía miedo”, afirma una mujer de la etnia indígena Q’eqchí que contrajo matrimonio a los 17 años.

Estos testimonios, recogidos en el informe elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), titulado Me cambió la vida: uniones tempranas, embarazos y vulneración de derechos en las adolescentes, pueden ser los últimos en Guatemala de mujeres que se casaron siendo menores de edad. Sobre esta realidad de la que apenas se habla en el país centroamericano puso la lupa el director guatemalteco Jayro Bustamante en su película Ixcanul, que cuenta la historia de una joven maya de 17 años cuyos padres la obligan a casarse con el dueño de la finca cafetalera en la que trabajan.

El fin de estas prácticas será posible gracias a la decisión del Congreso de este país centroamericano de abolir de manera definitiva el matrimonio infantil tras dar el visto bueno a un decreto, que sustituye a uno anterior aprobado en noviembre de 2015, que si bien aumentaba de 14 a 18 años la edad mínima de las niñas para poder casarse, un juez podía autorizar el matrimonio de menores si habían cumplido los 16.

Ello provocó que niñas que habían sido violadas y embarazadas fueran obligadas a casarse con su agresor, tal como señala a El Mundo Mirna Montenegro, directora del Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva (OSAR), quien cita un caso de una menor de 16 años que se casó con un hombre de 59 tras ser autorizado por un juez, dado que ella había quedado embarazada. “El juez argumenta que la niña está en cinta y que, por tanto, el bebé tiene derecho a tener un papá, de forma que no se piensa en el derecho de la menor, sino de quien está por nacer”, denuncia.

Según datos del Registro Nacional de las Personas (RENAP), desde noviembre de 2015 hasta el pasado 3 de agosto, se han inscrito 2.221 matrimonios de adolescentes de entre 16 y 17 años y de ellos, solo 527 correspondieron a adolescentes hombres. Mientras, se registraron 1.115 casos de matrimonios de niñas, de entre 13 y 15 años, por debajo de lo que permitía la normativa derogada, frente a los 13 protagonizados por niños de esa franja de edad.

Los padres ya no tendrán la última palabra

Situaciones como ésta son las que se trata de evitar no sólo en Guatemala, sino también en El Salvador, cuya Asamblea Legislativa aprobó el mismo día que su país vecino poner veto definitivo al matrimonio infantil, después de que los diputados eliminaran un artículo del Código de Familia, que permitía a las menores de entre 12 y 17 años casarse si estaban embarazadas o tenían hijos en común, siempre que contaran con el consentimiento de sus padres o tutores. Ello se traducía en condenar a un gran número de niñas a casarse con sus violadores quienes de esta manera evitaban su ingreso en prisión, pese a que cualquier relación sexual con una menor de 15 años es considerada violación.

Así, en este país, 22.361 menores de esa edad viven con un adulto ya sea como matrimonio o relación no matrimonial, según la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples de 2016. Mientras, Unicef señala que dos de cada diez mujeres que tienen entre 20 y 24 años se casaron antes de cumplir la mayoría de edad, lo que representa, a juicio de esta organización, un grupo “extremadamente vulnerable”, dado que los matrimonios se traducen en que las jóvenes se convierten muy pronto en madres lo que las obliga a dejar los estudios.

Sólo en Guatemala, según datos del OSAR, se han contabilizado 36.000 embarazos en menores de 17 años entre enero y junio de este año. Asimismo, el pasado año se inscribieron en el padrón cerca de 80.000 nacimientos de madre adolescente y, de ellos, 2.500 correspondían a hijos de niñas de entre 10 y 14 años teniendo en cuenta que solo está permitido el aborto terapéutico que se aplica en caso de que la vida de la madre corra peligro. Además, una de las asignaturas pendientes en este país es elevar la edad mínima para mantener relaciones sexuales, ya que en la actualidad se sitúa en los 14 años.

Guatemala y El Salvador no son una excepción en el mundo, tal como constata Unicef, que cifra en 700 millones las niñas que han contraído en el mundo matrimonio antes de cumplir los 18 años, de las cuales 250 millones se casaron antes de cumplir los 15. Avisa que “si no hay progresos”, para 2030 casi 950 millones de mujeres se habrán casado siendo niñas.

En América Latina, el 24% de las mujeres que actualmente tiene entre 20 y 24 años contrajo nupcias antes de alcanzar la mayoría de edad, si bien en Centroamérica se ha empezado a hacer esfuerzos para evitar esta realidad tras la presión ejercida por las Naciones Unidas a través de ONU Mujeres y los fondos para la Infancia (Unicef) y la Población (Unfpa).

En Guatemala, el cambio más importante se produjo en 2009 cuando se modificó el Código Penal que indultaba a los violadores que se casaran con sus víctimas con independencia de la edad que ellas tuvieran. Se consideraba que con el matrimonio se salvaguardaba el “honor” de la familia de la niña, tal como recuerda la subsecretaria de la Mujer del Ministerio Público, Luisa Leiva, quien revela que solo en los seis primeros meses de este año se presentaron ante la Fiscalía un total de 3.681 denuncias por delitos sexuales contra menores.

Matrimonio infantil en centroamérica

El primer país centroamericano en aprobar una ley que prohíbe el matrimonio de menores de 18 años fue Panamá en abril de 2015, cuyo Parlamento modificó el Código de Familia que hasta entonces permitía casarse a las niñas de 14 años y a los varones de 16, siempre y cuando contaran con el aval de sus padres. Con ello se buscaba reducir las cifras de bodas infantiles, que afectaba al 26 por ciento de las niñas menores de edad. Sin embargo, ello no ha frenado la elevada cantidad de embarazos en niñas de entre 10 y 19 años, que se situó en 5.782 casos entre enero y julio, según el Ministerio de Salud.

El siguiente país en legislar fue Costa Rica, que en enero de este año elevó a 18 años la edad mínima permitida para casarse teniendo en cuenta que hasta entonces, las personas menores de 15 años podían contraer matrimonio con el permiso de sus padres, lo que se traducía en que una de cada cinco menores ya estaba casada cuando alcanzaba la mayoría de edad.

A continuación, Honduras se sumó a estas restricciones después de que el Congreso aprobara el pasado 12 de julio un Decreto que restringe los matrimonios a quienes alcancen la mayoría de edad que en este país se sitúa en los 21 años. Hasta entonces, el Código de Familia permitía que los chicos se pudieran casar con 18 años y las niñas a los 16 años con el consentimiento de sus familias o en caso de que estuviera embarazada. De acuerdo a un informe del Fondo de la Población de las Naciones Unidas publicado en 2012, en Honduras una de cada cuatro adolescentes de entre 14 y 19 años ha estado embarazada al menos una vez. Mientras, cuenta con la segunda tasa más alta en Centroamérica de matrimonios precoces, con un 34% en niñas menores de 18, según Unicef. Solo es superada por Nicaragua, con un 41% de mujeres que se han casado antes de alcanzar la mayoría de edad en un país donde sí que está permitido a partir de los 16 años siempre y cuando haya consentimiento de sus progenitores.

Visto en EL MUNDO

Un arma contra la pobreza

Los anticonceptivos son un gran paso hacia el progreso social y el desarrollo de los países.

El mundo lleva demasiado tiempo cerrando los ojos ante un problema que podríamos resolver entre todos.

Charla de educación sexual en Bangalore (India). GETTY IMAGES 

La generación actual de adolescentes, 1.200 millones de personas, es la más grande que ha existido. Estos adolescentes, como los miembros del baby boom de posguerra en los países industrializados, tienen la capacidad de provocar una oleada sin precedentes de crecimiento económico y prosperidad en todo el mundo.

Ahora bien, aunque su futuro es prometedor, no está asegurado en absoluto. Si esta generación entra en el siguiente capítulo de sus vidas sin las herramientas y los apoyos que necesitan, es posible que veamos una avalancha de embarazos adolescentes, con consecuencias devastadoras.

En la actualidad, el 60% de las adolescentes de los países en desarrollo que no quieren quedarse embarazadas no está utilizando anticonceptivos. No los tienen a su alcance, o no los pueden pagar, o no hay nadie que los aconseje y les explique cómo actúan. Esta situación es intolerable. Para una de cada cinco, el resultado es un embarazo antes de cumplir 18 años. Las consecuencias pueden ser trágicas: son la principal causa de mortalidad de las jóvenes entre 15 y 19 años. Cuando la madre adolescente sobrevive, la vida empieza a ser más difícil. Si abandona la escuela, el camino se vuelve todavía más escarpado. Sus posibilidades de ganarse la vida disminuyen y, con ellas, las de impulsar el desarrollo de su país.

Ahora que el mundo se aproxima a un punto de inflexión demográfico y más de mil millones de menores están a punto de entrar en su edad reproductiva, no podemos permitirnos el lujo de dejar que las cosas sigan así. Y afortunadamente no tenemos por qué hacerlo. Podemos asegurarnos de que las jóvenes tengan acceso a anticonceptivos modernos, así como a información y asistencia. Podemos darles la capacidad de evitar embarazos, terminar su educación, incorporarse al mercado de trabajo y crear sus propias familias cuando les convenga.

La transformación sería increíble. Cuando la gente tiene acceso a los anticonceptivos, las familias suelen ser menos numerosas. Las mujeres tienen más libertad para trabajar fuera de casa, ganar un sueldo y contribuir a la economía. Las madres y los padres pueden dedicar más recursos a la salud y educación de sus hijos, lo cual les prepara para un futuro más productivo. Si multiplicamos esa situación por millones de familias, es fácil ver por qué los anticonceptivos son una de las mayores innovaciones contra la pobreza que jamás han existido. Son, además, una de las inversiones en cooperación más inteligentes que puede hacer un país, porque, cuando la gente puede salir de la pobreza, hay economías enteras que crecen y se vuelven autosuficientes, y la ayuda al desarrollo deja de ser necesaria.

Los países europeos están a la vanguardia en planificación familiar y pueden propiciar los avances en este sentido. La tasa de embarazos adolescentes en Europa occidental es la más baja de su historia. Las políticas públicas, la educación y el acceso a anticonceptivos de más larga duración lo han hecho posible. Los países donantes, los países en desarrollo y organizaciones no gubernamentales como la creada junto a mi marido, Bill Gates, vamos a colaborar con el sector privado para ampliar el acceso a métodos anticonceptivos modernos como los implantes y los inyectables. Nos asociaremos con el sector privado para organizar cadenas de suministro y garantizar que haya reservas cuando se necesiten.

Y, sobre todo, trabajaremos más para levantar a las adolescentes de todo el mundo y que ellas, a su vez, levanten el mundo. Nunca me olvidaré de la estudiante de bachillerato a la que conocí en Indonesia este año. Cuando le pregunté por qué quería usar anticonceptivos, me miró y respondió que era por algo que sus padres le habían dicho. “Este es un país en desarrollo”, le dijeron. “Tú tienes la tarea de desarrollarlo”. Nunca la olvidaré. Como tantas personas de su generación, quiere hacer un mundo mejor y sabe que la planificación familiar es el primer paso.

Al utilizar la ayuda al desarrollo para ampliar el acceso a los anticonceptivos, los países de Europa occidental están haciendo una inversión práctica y rentable en un futuro en el que más jóvenes puedan crecer sanas, hacer realidad todo su potencial y contribuir a la economía. Un futuro en el que los países pobres sean prósperos. Un futuro en el que 1.200 millones de jóvenes puedan trabajar con nosotros y construir un mundo mejor para todos.

Melinda Gates es copresidenta de la Bill & Melinda Gates Foundation

Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.
visto en EL País.

Desde MAIZCA vemos muy importante todo el trabajo que se hace sobre la planificación familiar, sólo que tiene que ir siempre acompañado de una educación afectiva sexual que garantice los valores humano. Desde esta perspectiva estamos apoyando proyectos con los adolescentes: Implementación de Educación Integral en Sexualidad a estudiantes en centros educativos nivel básico, incluyendo la capacitación de docentes y acercamiento con los padres y madres de familia, en tres municipios del departamento de Sololá (Guatemala).

Las niñas de Guatemala

Por Cristina Burneo Salazar  / @cristinaburneos

Guatemala también le duele al mundo. Cientos de ciudadanos piden justicia por la muerte de más de 40 niñas y adolescentes de un hogar estatal del municipio San José Pinula. Los abusos sexuales y físicos a los que eran sometidas les llevó a provocar un incendio como protesta. ¿Qué le dice esta tragedia al mundo?

La artista Alba Marina Escalón había creado un altar con casas para la memoria de las niñas. La gente lo ha ido modificando y recreando en el altar los hogares que debieron tener las niñas.

Estaban hacinados. Eran 807 niños y jóvenes en noviembre. Vivían en San José Pinula, en las afuera de ciudad de Guatemala. El Hogar Seguro Virgen de la Asunción es una combinación de prisión, orfanato y albergue, y solo caben 400 personas. No es un centro de acogida como se esperaría, y su funcionamiento se asemeja a las correccionales del siglo XIX que, al no considerar a los niños como seres humanos plenos, reducían sus cuidados a lo mínimo y se concentraban en el castigo. Las pequeñas, desprotegidas y abandonadas. En la historia de la pobreza y la indigencia, en donde los niños son maltratados por los Estados, las niñas viven en un estado particular de indefensión que las expone a la muerte, o a una vida más aterradora que la muerte. Tras un incendio en este albergue, hasta la madrugada del domingo 12, cuando escribo esto, han fallecido 42 niñas calcinadas o quemadas.

Nómada, medio digital de Guatemala, describió así a la población del hogar en este texto: “Algunos fueron reclutados por las pandillas para el robo, la extorsión o el asesinato. Otros cometieron la insolencia de pertenecer a una familia que los abandonó a la calle, a un padre que les pegaba hasta que un vecino llamó a la policía. A una red que las prostituía siendo niñas. A unos padres que no supieron qué hacer cuando vieron que su hijo tenía capacidades especiales. Otros nacieron allí, hijos de adolescentes violadas por sus compañeros o sus maestros o los trabajadores de la Secretaría de Bienestar Social del Gobierno de la República de Guatemala”. Un lugar para los olvidados, nacidos bajo el signo terrible de la violencia. La misma violencia que los devolvía al albergue como un maldito búmeran.

Karen Ramos trabaja en este caso. Me explica: “Extrañamente, la noche del 7 de marzo los monitores abren las puertas del hogar para que salgan los niños. Se ‘escapan’ entre 50 y 60. En las condiciones en que viven estos niños, por supuesto se desatará una revuelta. Al recapturarlos los separan en grupos de hombres y mujeres, y 50 chicos son encerrados sin permiso de ir al baño. Tienen que orinar en el mismo cuarto donde pasan toda la noche. Los jóvenes dicen que vieron cuando se llevaron a sus compañeras para que fueran violadas. También tenemos la versión de que la policía tenía las llaves de los cuartos. Eso es un delito. Ellas estaban en un cuarto muy pequeño cerrado con llave que fue incendiado”.

Coincido con Karen en que la narrativa construida para este caso es una narrativa de reclusos, no de niños en estado de indefensión. “Se escaparon, los recapturaron”. “Si están en un centro de reclusión no se pueden escapar, pero se habla como si se tratara de cárceles. Sara Oviedo, relatora de niñez de ONU, visitó este centro y lo comparó con las cárceles del Holocausto. Había que cerrarlo. Ahora estamos esperando el informe del Congreso, pero hay muchos indicios de que el incendio fue provocado”.

Las niñas eran violadas, obligadas a abortar o forzadas a tener a los bebés de sus violadores. Habían sido encarceladas en un hogar en que supuestamente las protegían. Hablo también con Alba Marina Escalón, artista y traductora guatemalteca que ha construido un altar para las niñas. Alba ha acudido a la protesta del sábado 11 en la Plaza de la Constitución. Entre defensores de DDHH, ciudadanía, testigos, hay varias hipótesis, pero todas ellas desembocan en una certeza: las 42 niñas que han fallecido hasta hoy fueron asesinadas, no murieron en un accidente. Se trata de 42 feminicidios simultáneos. Los bomberos fueron notificados media hora después de desatado el incendio. Una eternidad. Una vez en la puerta, no los dejaban entrar, y un cuarto ardía en llamas con decenas de niñas dentro. Era el 8 de Marzo.

Es posible que las niñas hubieran sido encerradas en un lugar en donde había gasolina, como un taller. Hay rastros de combustible en los cuerpos, dicen, como si hubieran sido rociadas. El incendio se dio por las denuncias de las niñas, y quizás también porque dentro del hogar podría existir una red de trata: podrían haber sido prostituidas. Entre las sobrevivientes, hay nueve niñas embarazadas. Nueve. ¿Seguimos pensando que la posición provida defiende algo cuando son justamente estas vidas en estado de indefensión las que hay que proteger? ¿Qué responderán los gobiernos de nuestros países ante esto? “Han iniciado los funerales y los entierros. No se sabe si las niñas que murieron también estaban embarazadas. Yo siento que es un aborto masivo forzado provocado por el Estado, asesinaron a esas niñas para deshacerse de esos bebés frutos de la violación”, dice Alba. Su interpretación me estremece: es un exterminio.

Manifestación en Parque Central de Ciudad de Guatemala, sábado 11 de marzo.

También es una contradicción sin nombre. Unas semanas antes había llegado a aguas internacionales frente a la costa guatemalteca el barco de Women on Waves para asistir con abortos seguros a mujeres criminalizadas por abortar. El barco tuvo que irse porque estaban en riesgo: tanto el Congreso como el Ejército de Guatemala rechazaron su presencia. La posición provida de las instituciones del Estado en Guatemala deja morir a sus mujeres, como lo explica Gabriela Miranda, pero prohíbe que se les dé asistencia médica. Hay niñas que terminan en albergues donde son violadas, y cuando son embarazadas se les provocan abortos inhumanos o se les obliga, de manera igualmente inhumana, a mantener sus embarazos. Cuando llega asistencia internacional, se les prohíbe recibir atención digna.

Una muchacha muy joven decide dar su testimonio para la televisión: “Nos hicieron mucho daño. Nos pegaban, nos violaban, a mí me hicieron abortar a los 13 años: a mi nena la tiraron en el barranco. A mi otro niño no lo conozco, tiene 3 años. Nos ponían inyecciones de vaca para que dejáramos de hacer bochinche. Queríamos ver a nuestras mamás y no nos dejaban, nos violaban”. A esta muchacha la obligaron a abortar de manera brutal, pero jamás le permitirán abortar gratuitamente y a salvo. Tendremos que recordar estos testimonios y darles todo el valor que tienen: en Guatemala hubo un campo de tortura para niños y el Estado lo sabía.

Este testimonio coincide con otro que registra Alba cerca del parque central. Así me lo cuenta: “Llegó una chavita con su tío, empezaron a hablarnos. Ella había estado en el hogar por 3 meses y conocía a todas las niñas asesinadas. Nos contó de los maltratos: los mantienen drogados para dormirlos, para que no se rebelen. Cuando le preguntamos si las violaban, se queda callada y baja la cabeza”. La muchacha dice también que en el sitio había siete sectores. El 1, pandilleros, 2, migrantes, 3, prostitutas, 4, violaciones…Había un sector especial para muchachas que habían sufrido abuso sexual, pero allí dentro iban a seguirlas violando.

Por eso denunciamos, porque esta violencia es pavorosa, porque los Estados, las instituciones y el poder se ensañan cada vez más contra las niñas y las mujeres, y en esa desigualdad de fuerzas siempre estará, al fondo, la muerte. Por eso mismo tuvo lugar la revuelta de las niñas, como dice el comunicado de la red Tzk’at de sanadoras ancestrales y feministas comunitarias de Iximulex: “Las niñas se agruparon porque denunciaban malos tratos, falta de amor, falta de comida, enfermedades, violencia sexual, intentos de suicidio, olvido de la sociedad. Se agruparon porque querían vivir, porque todavía tenían sueños como otras niñas en el mundo que disfrutan en libertad y alegría”.

Queda el resto de niñas que sobrevivieron el incendio. Esta misma red ha demandado su resguardo. Estas niñas, que todavía podrían soñar, volverán un día a una sociedad que les hizo saber que no las quería, que las había olvidado y que las prefiere muertas. Cuando hablamos de despenalización del aborto, de protección a la niñez, estamos hablando de salvar estas vidas de la violencia de gobiernos provida y misóginos como ha demostrado serlo en esta tragedia el del derechista Jimmy Morales, cuyo secretario de Bienestar Social llegó a decir que las niñas de rebelaron “porque no les gustaba la comida”. Este poder siniestro es ahora una sombra que se cierne sobre todos nuestros países.

Se afirmó también que, en la fecha histórica del 8 de Marzo, las niñas se rebelaron conociendo sus derechos. No fue así, dice Karen Ramos. En efecto, se idealizó la narrativa de estos asesinatos por la fecha del incendio, pero por supuesto no deja de tener un valor sombríamente simbólico.

En el incendio de las niñas se reproduce un hecho macabro: el asesinato de las 123 obreras textileras en Nueva York en 1911. Ellas también murieron quemadas al verse encerradas en la fábrica donde trabajaban. Despierta también el incendio en donde murió la escritora Zelda Fitzgerald en Asheville: ingresada en un hospital psiquiátrico, ella y otras ocho mujeres murieron quemadas. Algunas estaban atadas a sus camas y otras, tan sedadas que no lograron escapar. Sedadas como los niños del hogar Asunción. La historia de las mujeres quemadas en hogueras, cacerías de brujas, fábricas, psiquiátricos, no es folclor. Hoy volvemos a confirmarlo de la manera más dolorosa. La muerte de estas niñas se considera en muchos sectores de la vejada sociedad guatelmalteca como una ejecución extrajudicial que va a sacudir la Historia de Guatemala y de todos nuestros países.

Pensamos que ya no nos quemarían. Pensamos que podíamos cantar “Somos las nietas de las brujas que no pudieron quemar”, o las nietas de las obreras, de las locas, de las descartadas. Lo cantábamos hace unos días en más de 60 países. A estas niñas sí las pudieron quemar, ellas no tendrán nietas que canten lo mismo que nosotras cantamos ahora. Esa historia en donde nos pensábamos sobrevivientes la vemos hoy, a través de las niñas de Guatemala, del otro lado, siniestro. En esa fuerza internacional que formó el 8 de Marzo debemos inscribir también este duelo. Así como fue internacional y se regó como pólvora nuestra fuerza, así también este duelo debe regarse como cenizas de memoria por las niñas de Guatemala. De la pólvora a las cenizas para resurgir una vez más, en memoria de ellas. Seguir vivas es nuestra revuelta.

Actualización:

Al mediodía del domingo 12 de marzo, Karen Ramos informa desde Guatemala según información recabada por la Comisión Nacional Contra el Maltrato y Abuso Sexual Infantil (CONACMI): “El número de víctimas es de 58. Hasta hoy en la madrugada habían fallecido 42: 19 en el hogar y 23 en hospitales. De ellas han sido reconocidas 30. El resto aparece como XX y se requerirá un examen de ADN. De entre las sobrevivientes, hay 11 en hospitales, 4 han sido trasladadas a Estados Unidos y 3 están por ser trasladas allá. Ellas, junto con las 4 niñas que ya viajaron, se encuentran estables pero tienen el rostro desfigurado. Hay dos casos de adolescentes que no van a ser reclamadas por familiares y son de la región de Baja Verapaz. Se presume que habrá más casos así. Un total de 30 niñas han sido entregadas.”

 

Visto en La Barra Espaciadora   – 12/03/2017

MORRALITOS DE PAPEL

     Ahora que hemos terminado de escanear y colgar en el blog todos Los Morralitos que se hicieron en papel, os animamos a que los visitéis. Para ello picáis en la lengüeta que aparece en esta página principal arriba a la derecha donde pone “Morralitos” y aparecen todos los números. Podéis apreciar como en los inicios eran totalmente manuales: los dibujos (hechos por Merche Argona), elaborados en la máquina de escribir con corta y pega, fotocopiados en blanco y negro y compuesto con grapas totalmente manual en la sede de Maizca.

En ellos han participado todos o casi todos los voluntarios de Maizca, desde Córdoba donde está la sede y también estuvo un tiempo que se confeccionaba en Maizca Pozoblanco, donde Pedro García fue el coordinador de esta revista. Por ese entonces se hacía a través de imprenta y a color. Posteriormente pasamos a este formato, el blog El Morralito 2.0 en versión digital, pues hay que actualizarse y utilizar los medios digitales para llegar al mayor número de personas posible.

Aprovecho para agradecer a todos y cada una de las personas que han hecho posible esta difusión para la sensibilización en materia de cooperación. También quiero nombrar aquí a las personas que han hecho posible que ahora podamos verlo aquí puesto, con el trabajo de rescatar los morralitos antiguos, de escanearlos y de colgarlos en el blog: a Consuelo Borreguero, Rafa del Castillo, Miguel Galán y yo misma.

Para quienes tenga algo que decir o proponer en este Morralito, animo a que participéis en la construcción de este blog. ÁNIMO, LA COOPERACIÓN SE CONSTRUYE ENTRE TOD@S.

Rosa Serrano Trenado

Administradora de este blog.

México debe dar la espalda a la retórica antirefugiados de Trump

Control fronterizo en Huixtla, Chiapas, México © Amnesty International

 

La influencia de las políticas norteamericanas en todo el mundo, y en particular en Latinoamérica, es innegable. Cuando Trump dice, por ejemplo, que va a deportar a millones de migrantes del país y construir una gran muralla en la frontera con México para prevenir la entrada de personas, le está guiñando el ojo a la administración Peña Nieto para que haga lo mismo en la frontera sur como forma de detener el creciente fluyo de personas provenientes principalmente de Centroamérica.

Lo que ambos convenientemente deciden ignorar es que la gran mayoría de estas personas provienen de Honduras, El Salvador y Guatemala, tres de los países más violentos del planeta – con tasas de homicidios mucho más altas que en zonas de guerra, escapan buscando protección internacional.

El Salvador, por ejemplo, con un índice de homicidio de 108 personas por cada 100.000 habitantes, es en estos momentos más mortal de que Irak, con 48,1 homicidios por cada 100.000 habitantes.
Pero la muerte no es la única amenaza. Millones de personas en los países del triángulo Norte de Centroamérica viven presas de los deseos de las pandillas criminales que controlan lo que pueden hacer, decir y hasta por dónde pueden moverse, sin que sus estados puedan brindar la seguridad y la protección de sus derechos humanos.

Para la mayoría de ellos, quedarse en sus hogares no es una opción. Así fue para la familia de Elisa y José*, padres de ocho hijos. Elisa trabajaba lavando trastes en una panadería y José era conductor de microbuses.
Dos de sus hijos adolescentes trabajaban como cobradores de microbuses. Ambos fueron muertos a balazos. El hijo mayor fue asesinado cuando bajó en la esquina de un microbús en 2009, y su hermano menor a bordo de un microbús en 2014. Ambos fueron asesinados por miembros de una pandilla local solo porque sus jefes no habían pagado el “impuesto” territorial a la pandilla.

Al enterarse del peligro en El Salvador, el hermano de Elisa, Ramón*, quien estaba viviendo en México desde hacía 30 años, regresó a su país para intentar convencer a su hermana de salir. Pero Elisa quería que sus hijos más pequeños terminaran el ciclo escolar. Ramón aceptó esperarlos, pero eso le costó la vida. Fue asesinado unos meses más tarde, en julio de 2016. Las maras lo mataron por ser un desconocido en el barrio. Desde entonces, Elisa, su esposo y sus seis hijos huyeron a México, donde están pidiendo asilo.

El río Suchiate hace de frontera entre México y Guatemala. Muchas personas que huyen de la violencia tienen que cruzarlo con embarcaciones improvisadas como ésta © Amnesty International

La historia de Elisa y de su familia no es única. De hecho, en los últimos años, el flujo de personas que huyen de la desesperante violencia de los países del triángulo norte ha aumentado significativamente. Muchos piden asilo en México, algunos intentan llegar de los Estados Unidos. La prioridad para todos es sobrevivir. De las más de 400 mil personas que cruzan la frontera sur de México cada año, casi la mitad es detenida por las autoridades mexicanas – la mayoría son luego deportadas.

A pesar de que organizaciones internacionales calculan que casi la mitad de las personas que cruzan la frontera sur de México podrían ser refugiados, menos del 2% presentan solicitudes de asilo en el país, en muchos casos porque no son informados de sus derechos o porque sus explicaciones sobre las razones por las que no pueden regresar a sus países son ignoradas por los agentes migratorios mexicanos.

Pero aunque esta crisis está teniendo lugar en suelo mexicano, Estados Unidos también tiene parte de responsabilidad. El gobierno de ese país destina millones de dólares para que México detenga a las personas migrantes y solicitantes de asilo – y prevenir que lleguen a su frontera. Pagan a México para que haga el trabajo sucio. Y en el camino, ambos gobiernos violan el derecho internacional sobre refugiados y la obligación moral de ayudar a aquellas personas cuyas vidas dependen de ese refugio.

Así, las vidas a cientos de miles de personas son fichas de negociación entre los dos países. Pero esto puede, y debe, cambiar. El gobierno mexicano puede decir basta y poner el ejemplo brindando protección a las personas que huyen de la violencia.

La administración Peña Nieto no debe permitir que la retórica anti refugiados de Trump continúe alimentando una política que afecta la vida de millones de personas buscando protección.

*Los nombres han sido cambiados para proteger la seguridad de los individuos.

Las Guatemaltecas que combaten la violencia con el teatro.

Las Poderosas son un grupo de mujeres, antaño víctimas de malos tratos y hoy actrices. Con sus obras quieren prevenir las agresiones y empoderar a otras en la defensa de su integridad y sus derechos

Zorayda GallegosSololá (Guatemala) 15 DIC 2015 – 16:07 CET

descarga (3)

Esto es una obra de teatro, pero representa claramente la vida en Sololá. En el patio de una vivienda, tres adolescentes varones hablan de las mujeres. “Todas son iguales, aunque estén casadas siempre andan buscando hombres”, dice uno de los actores. Frente a ellos, Lesbia —una mujer vestida con ropa deportiva y cabello suelto— les pide que hablen más fuerte. El ensayo termina y los participantes se toman de las manos para decir: “Todas y todos unidos contra la violencia”. Lesbia les pide repetir esa proclama final.

“Esa frase la tienen que decir con ganas. ¿Qué era lo que ustedes querían cambiar?”, les pregunta a los jóvenes de miradas tímidas mientras ellos permanecen en silencio. “Pues que no hubiera más violencia”, responde ella misma.

Es el último ensayo de la obra que habrán de presentar en una escuela de Panajachel, una ciudad del departamento de Sololá, en el altiplano guatemalteco, para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Lesbia participó con ellos en todo el proceso: primero les pidió hacer un listado de los problemas que veían en su comunidad, donde concluyeron que el machismo, los golpes a la mujer y el alcoholismo eran parte de su cotidianidad. Luego escribieron un guión y ensayaron durante tres meses.

Esta guatemalteca de 43 años está convencida de que con este tipo de actividades en los jóvenes se puede contribuir a que poco a poco disminuya el machismo en sus localidades. Por eso desde el 2011 trabaja con los adolescentes y las mujeres de la zona, en su mayoría indígenas, en talleres de género donde analizan el origen de la violencia, las consecuencias de ésta en sus hogares y lanzan propuestas para cambiar el triste panorama.

Lesbia vive entregada al teatro. Su tiempo lo pasa entre talleres, pláticas con mujeres y presentaciones. Ella es la coordinadora de Las Poderosas, un colectivo de teatro biográfico documental feminista conformado por un grupo de sobrevivientes de la violencia que arreció a principios de 2008. Sus integrantes, Lesbia Téllez, Telma Ajín, Rina Najarro, Adelma Cifuentes y Telma Sarceño, se conocieron en el 2007 en un centro que ayudaba a mujeres maltratadas, a donde acudieron a buscar apoyo psicológico y legal. Allí, el dramaturgo y director argentino Marco Canale las invitó a participar en una investigación de sus vidas y el resultado fue el documental llamado Hoy puedo ser.

images (2)

Después del documental, se representó una obra de teatro titulada Las Poderosas que se estrenó en 2010 y plasmaba las vivencias de cada una de ellas. En ella, Adelma contaba su lucha por la justicia tras perder un brazo en un atentado orquestado por su esposo. Telma escribía una carta a una madre con la que no pudo hablar y Lesbia se disfrazaba de luchadora para enfrentar a su enemiga interior. “Ese fue nuestro primer contacto con el teatro y de ahí nos empezaron a invitar a presentar nuestra obra. Las mujeres nos preguntaban qué hacer y nos dimos cuenta que el teatro era una potente herramienta para sensibilizar y lanzar propuestas de cambio”, cuenta Lesbia.

Con la ayuda del Centro Cultural España y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) recibieron preparación personalizada en técnicas teatrales y presentaron su obra en España. En 2011, empezaron a impartir talleres y desde entonces han tenido presencia en ocho municipios del departamento de Sololá. Otro de sus más recientes logros es la conformación del grupo Las Poderosas de Sololá (2012) que han montado obras que buscan analizar las raíces del machismo y la violencia. Para realizar estas obras se contó con la financiación de la AECID en el marco del Convenio Construcción de Paz en Guatemala (2010-2014) que busca impulsar procesos de la prevención de la violencia y la consolidación de paz en el país.

Las mujeres nos preguntaban qué hacer y nos dimos cuenta de que el teatro era una potente herramienta para sensibilizar

Lesbia, miembro de Las Poderosas

Las Poderosas saben que su lucha no es cosa fácil. En Guatemala, la violencia de género registra una de las tasas más altas del mundo: 10 de cada 100.00 mujeres son asesinadas. En un informe de Human Rights Watch se advierte que la violencia contra mujeres y niñas es un problema crónico en este país centroamericano, y la gran mayoría de quienes cometen los actos nunca son juzgados. En tres años la cantidad de denuncias de violación y agresión sexual de mujeres y niñas se incrementó en más de un tercio, y en nueve de cada 10 de estos casos los responsables no fueron sancionados.

“Yo no podría vivir sin teatro, me apasiona, es una razón para vivir, y al compartir esto sé que ese mismo efecto de transformación y sanación que hizo en mí, lo va a hacer en otras personas”, dice Lesbia tras bambalinas, previo a la presentación que tendrán este 25 de noviembre en la capital de Guatemala, en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En su último ensayo, las cinco mujeres y dos de sus hijas que también participan en la obra suben al escenario, se toman de las manos y cierran los ojos para pensar en esa razón importante que las tiene ahí. Luego dan dos pasos adelante, se abrazan y gritan: “Todas para una, y una para todas”.

Unos segundos después, la sala se invade de sonrisas sinceras.

visto en: elpais.com

Asesinan a Berta Cáceres

 Berta Cáceres, líder indígena hondureña, defensora de los derechos de la comunidad Ienca y de los movimientos campesinos, ha sido asesinada en la madrugada del jueves en un asalto a su casa en Intibucá, según confirma Europa Press. Cáceres denunciaba los abusos de empresas transnacionales en su país y mantenía su lucha a pesar de las constantes amenazas.

Caceres-COPINH-Goldman-Environmental-Prize_EDIIMA20160303_0447_18Berta Cáceres fundó en 1993 el COPINH junto a una docena de compañeros y compañeras para defender los territorio indígenas / © Goldman Environmental Prize

Berta compareció la semana pasada en una rueda de prensa para denunciar el asesinato de varios dirigentes de su comunidad indígena, así como las amenazas que ella misma sufría. Hace menos de un año, en una entrevista a eldiario.es, contaba la persecución a la que estaba sometida: “Los que rechazamos estos proyectos somos amenazados, amenazan nuestras vidas, nuestra integridad física y emocional, la de nuestras familias y comunidades enteras, nos quieren negar la existencia como pueblos originarios. Vivimos en un clima de impunidad y de nula administración de justicia”.

       A las amenazas por oponerse a proyectos de empresas transnacionales se añadía otro elemento de riesgo: ser mujer. “No es fácil ser mujer dirigiendo procesos de resistencias indígenas. En una sociedad increíblemente patriarcal las mujeres estamos muy expuestas, tenemos que enfrentar circunstancias de mucho riesgo, campañas machistas y misóginas. No es tanto la transnacional sino la agresión machista por todos lados. Esto es una de las cosas que más puede pesar para abandonar la lucha”, describía Cáceres.

       Pero ella no la abandonó. Continuó con su lucha desde la coordinación del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), con el que consiguió echar de los territorios de la comunidad del Río Blanco a la mayor empresa constructora del mundo, la china Sinohydro. Por este, y otros logros, Berta recibió a finales de abril del año pasado el prestigioso premio Goldman, conocido como el Nobel del Medio Ambiente.

       Aunque lo que le inspiraban no eran los premios, sino los principios. ” Aquí, con reconocimientos o sin ellos, hemos luchado y lo vamos a seguir haciendo”, afirmaba desde la ciudad hondureña de Tela. Era la primera hora de la mañana un jueves en el que Cáceres, junto a una delegación del COPINH, se había desplazado hasta el departamento de Atlántida, al norte del país, para acompañar a indígenas garífuna en un proceso judicial.

El acoso a activistas medioambientales

       La persecución y violencia contra quienes defienden el medio ambiente es una constante en aquellos países donde empresas transnacionales extractivas, hidroeléctricas o del sector agroindustrial tienen intereses, muchas veces en connivencia con los poderes políticos y financieros.

       Según el informe de Global Witness, en 2014 fueron asesinados 116 activistas medioambientales en 17 países, un 20% más que en 2013. Más de dos personas mueren cada semana en el mundo por defender sus tierras, sus ríos o sus bosques frente a la explotación. La investigación “¿Cuántos más?” señala a Honduras como el país más peligroso per cápita para estos activistas. El 40% de los asesinados son miembros de pueblos indígenas, como el lenca, al que pertenecía Berta Cáceres.

       El uso ilícito de la fuerza por parte de los cuerpos de seguridad del Estado hondureño y la vinculación de miembros de la policía y el ejército en casos de intimidación, amenazas y supuestos asesinatos de defensores del medio ambiente, ha sido documentado por organizaciones como Human Rights Watch o Front Line Defenders .

       Berta era víctima desde hacía mucho tiempo de este abuso poder que no consiguió silenciarla. Hasta hoy. “En este país impune, responsable de graves violaciones de derechos humanos, los que luchamos por la tierra, por el agua, por el territorio para la vida, para que no caiga en manos privadas y sea destruido, ponemos la vida en riesgo. Aquí es muy fácil que a uno lo maten. El coste que pagamos es muy alto. Pero lo más importante es que tenemos una fuerza que viene de nuestros ancestros, herencia de miles de años, de la que estamos orgullosos. Ese es nuestro alimento y nuestra convicción a la hora de luchar”, decía el pasado verano.

Visto en: eldiario.es

Las Poderosas

Las Poderosas

      Las Poderosas Teatro son un colectivo de guatemaltecas que luchan contra la violencia de género contando su historia desde el escenario. Presentan su última obra, Naciendo y lanzan una campaña de vídeos virales, Luchadoras. Más información en ww.poderosas.org.

Las Poderosas 2

 

 

Reportage  de Roberto García y Rocío Gómez escuchado en La República Independiente de la Radio, Carne Cruda.

Pincha abajo para descargar la grabación.

CC 98 Las Poderosas (REPOR)

 

 

 

 

 

 

Cooperación: ¿volverá a sentarse España en la mesa de los mayores?

   Laia Bertran es coordinadora de Incidencia Política en el Instituto de Salud Global de Barcelona (@isglobalorg). 1 de Octubre de 2015.

(Deng Awuoi y su nieto, refugiados de Sudán del Sur. La cooperación humanitaria española se ha recortado hasta prácticamente desaparecer. Foto: A. McConell/ACNUR.)

6a00d8341bfb1653ef01bb087a4a5d970d-550wi

  En medio de la excitación que la aprobación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ha generado, es triste constatar que en nada hubiera cambiado el resultado de la cumbre si la delegación española no hubiera aparecido por Naciones Unidas. Es aún más triste, si cabe, al recordar el liderazgo que España desempeñó en la anterior Cumbre del Milenio, que nos ha de llevar a concluir que el espacio que ahora se ha desaprovechado era grande, muy grande.

Convertida en un donante mediocre tras haber reducido la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) a su nivel más bajo desde 1990, España ha optado por mantener un perfil bajísimo en foros internacionales sobre desarrollo, poniendo en entredicho la credibilidad ganada tras años de trabajo que había sido alentado, en mayor o menor medida, por gobiernos de distinto signo. Pese a que los Presupuestos Generales de 2016 prometen ser algo menos malos con la AOD (es realmente difícil utilizar el adjetivo “mejores”), parece ser que el gobierno sigue pasando por alto una pregunta fundamental: ¿Qué papel debe jugar España en el mundo?

Está claro que el posicionamiento internacional de un país viene determinado por factores que van más allá de la AOD, pero también está claro que la AOD es un indicador indiscutible de la responsabilidad que un Estado está dispuesto a asumir para con la comunidad internacional, y que esto afecta a su posicionamiento. Para muestra, un botón: durante la pugna por alcanzar una silla en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Mariano Rajoy esgrimió el compromiso de aumentar la cooperación al desarrollo como un argumento de peso a favor de la candidatura española. Alcanzada la silla, falta ahora la aproximación estratégica que permita colocar a España en la posición que, por su trayectoria y tamaño, nunca debiera haber abandonado. De lo contrario, el Gobierno (éste, el próximo, tanto da) seguirá demostrando que se puede estar sin ser, y que no existe ninguna virtud en ello.

Desde ISGlobal hemos elaborado el documento La Cooperación Española más allá de 2015: razones éticas y prácticas para el cambio, que recoge las propuestas que estamos haciendo llegar a los diferentes partidos políticos en el marco de la elaboración de los programas electorales con los que concurrirán a las elecciones generales de finales de este año. Las medidas que proponemos, elaboradas en colaboración con otras organizaciones de la sociedad civil, pretenden devolver la cooperación al desarrollo al centro de la acción exterior del Estado (¿por qué no hacerlo? La cooperación es una vía digna y eficaz de posicionarse en el mundo, además de un imperativo ético).

Para convertirse en una herramienta moderna y de calidad, la AOD debe dotarse de mayor orientación estratégica y establecer mecanismos de evaluación. Sólo así podrá ofrecer impacto, transparencia y rendición de cuentas, elementos esenciales en cualquier política pública. A nivel presupuestario, el porcentaje del PIB destinado a cooperación debe alcanzar el 0,4% al final de la próxima legislatura puesto que, de lo contrario, toda propuesta quedará en una simple declaración de intenciones. Proponemos, además, una hoja de ruta para la ayuda española en salud, puesto que este sector encarna a la perfección los riesgos de descuidar la AOD (¿hace falta recordar que las enfermedades viajan, y viajan mucho?), además de poseer un potencial enorme para que España apoye el desarrollo de países terceros al tiempo que refuerza sus propias capacidades y ventajas comparativas.
En la apuesta por la AOD todo son ventajas. ¿Vamos a seguir sin sentarnos a la mesa de los mayores?

Visto en 3500 Millones.

Algunas claves para entender las noticias sobre las personas refugiadas. ¿Y qué puedo hacer yo?

Una foto publicada en medios nacionales e internacionales ha suscitado la conmoción. Una foto que refleja lo que lleva ocurriendo ya más de cuatro años, el tiempo que ha transcurrido desde el inicio de la crisis en Siria, la más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

Analizamos brevemente qué está pasando, cómo se está interviniendo para ayudar a las víctimas de esta realidad, y qué puedes hacer tú.

Siete conceptos para entender las noticias sobre las personas refugiadas

1.refugiados_crisis– Refugiado: persona que se encuentra fuera de su país de origen por tener un temor fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas (Convención de Ginebra de 1951).
2.- Solicitante de asilo: persona que solicita protección internacional y que se encuentra a la espera de una decisión. Cualquier procedimiento de expulsión, devolución o extradición que pudiera haber en curso, quedará paralizado a la espera de la resolución de la solicitud de asilo.
3.- Desplazado interno: persona que ha sido forzada a salir de su hogar debido al conflicto o a la persecución; o debido a un desastre natural o a otra circunstancia inusual de ese tipo. A diferencia de los refugiados, los desplazados internos permanecen en su propio país.
4. Inmigrante irregular: persona que se encuentra en un país sin la documentación requerida para permanecer en él. Los refugiados a menudo no tienen más alternativas que cruzar las fronteras de forma irregular. De acuerdo con la Convención de Ginebra de 1951, estas personas no deben ser penalizadas (ni detenidas ni multadas) por este motivo.
5.- Inmigrante económico: persona que abandona normalmente su país de origen de manera voluntaria para establecerse en otro, buscando un empleo o mejores condiciones de vida. Por lo general, los inmigrantes pueden regresar a sus países de origen cuando lo deseen y no requieren protección internacional.
6- Protección internacional: concepto que consiste en asegurar que las personas que sufren violaciones de derechos humanos –incluyendo guerras o persecución- o estén en riesgo de sufrirla, puedan disfrutar de los derechos humanos básicos.
7.- Principio de no devolución: obligación de los Estados de no devolver a una persona –directa o indirectamente- a un lugar donde su vida o su integridad física pudiera correr peligro.
(Definiciones de “Los medios de comunicación y las personas refugiadas” – Acnur)

refugiados-llegan-a-Grecia

Detrás de aquella foto hay una realidad

Más de 200.000 personas han perdido la vida y más de 11 millones (aproximadamente la mitad de los habitantes de Siria) han tenido que abandonar sus hogares en busca de un refugio seguro. Alrededor de 400.000 personas se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad. Tanto, que el peligro de morir es para muchos la única alternativa.

Año 2015

Solo en lo que llevamos de año, más de 300.000 personas han arriesgado su vida para cruzar el Mediterráneo. 2.600 la han perdido.

Los que sobreviven, se enfrentan a menudo a situaciones indignas y a peligros tanto en las fronteras como en el resto del camino.

En palabras de Amnistía Internacional:

“Debido al bloqueo mediante vallas de otras rutas de entrada a la UE más seguras, al aumento de la vigilancia y al despliegue creciente de fuerzas de seguridad, la gente se ve obligada a tomar rutas cada vez más peligrosas, a veces con trágicas consecuencias. Muchas personas mueren ahogadas en el mar o asfixiadas en camiones. Sufren violencia en las fronteras de la UE y se ven privadas de su derecho a solicitar asilo. Acaban atrapadas en países como Libia, Marruecos, Ucrania y Turquía, donde sus derechos están amenazados. En algunos de estos países viven en la indigencia y carecen de derechos sociales y económicos, y muchas sufren violencia e incluso tortura.”

Llegan a Europa a través del Mediterráneo. Huyen de los conflictos armados de Oriente Próximo y se dirigen fundamentalmente a Suecia y a Alemania. La situación se ha agravado en este verano y, además de las llegadas a través de la Isla de Lampedusa en Italia, se ha producido una llegada masiva (desde Siria, pero también desde Irak, Afganistán o Eritrea) a las Islas Griegas de Kos y Lesbos y a otras cercanas a la frontera con Turquía. [Datos actualizados: www.unhcr.gr/Arrivals/]

De dónde vienen

origen_personas_refugiadas_mediterraneo

 Adónde van

destino_personas_refugiadas_mediterraneo1

Las redes de tráfico y trata de seres humanos se están lucrando con esa desesperación. Para muchos padres no queda otra alternativa que poner en peligro no solo sus propias vidas sino también las de sus hijos.

¿Es posible evitar que las personas se vean forzadas a arriesgar sus vidas en el mar?

crisis_refugiados_foto_acnur

¿Qué se está haciendo?

Muchas ONG están interviniendo sobre el terreno. Cruz Roja, por ejemplo, lleva meses prestando su ayuda en Grecia, Macedonia, Serbia y Hungría (los países de tránsito) a las personas refugiadas y solicitantes de asilo que huyen de los conflictos que están teniendo lugar en sus países.

¿Cómo intervienen?

Facilitan el acceso a agua potable.
Distribuyen alimentos y artículos de primera necesidad (ropa, artículos de higiene, pañales…).
Ofrecen asistencia sanitaria básica y primeros auxilios.
Asesoran a las personas recién llegadas.
Les ayudan a buscar a sus familiares y retomar el contacto con ellos.
Les prestan apoyo psicológico.

¿Qué puedo hacer yo para ayudar?

No solo Cruz Roja. Unicef, Save the Children, Acción contra el Hambre o Médicos sin Fronteras son otras de las entidades que han emprendido acciones de ayuda a las personas refugiadas. Todas ellas aceptan en sus webs donaciones de particulares.

CEAR, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, lanzó la campaña Uérfanos, a la que puedes unirte firmando aquí. www.uerfanos.org.

Están naciendo incluso iniciativas surgidas desde los propios ciudadanos que, voluntariamente, están ofreciendo sus hogares para alojar a las personas refugiadas que lo necesiten: Refugiados Bienvenidos.

Por último, en la plataforma de crowdfunding www.microdonaciones.org (de la Fundación Hazloposible) se han puesto en marcha dos proyectos de ayuda a las personas refugiadas en los que puedes colaborar a través de los proyectos:

– Proyecto de World Vision International España

– O Proyecto de CEAR, Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

Entrando en sus páginas web te indican cómo.

La foto era terrible… Pasemos ahora de la conmoción a la acción.

Visto en el blog Hazloposible el 7 de septiembre de 2015